Cultura y uso del tiempo libre

Una de las estrategias centrales para abatir la violencia e ir construyendo una cultura de paz en Las Joyas está en la búsqueda de actividades para los y las niños, niñas y adolescentes que de manera inmediata los alejen de las calles y las pandillas. De esta convicción surgió nuestro proyecto Sonar Las Joyas. Gustavo Dudamel es director de la Orquesta Filarmónica de los Ángeles, de la Sinfónica de Gotemburgo y la Sinfónica Simón Bolívar. A la edad de 4 años comenzó a estudiar violín en el Sistema de Orquestas Infantiles de Venezuela (El Sistema). Entrevistado para un documental, dice: Yo he estado desde los 4 años estudiando música, y desde ese momento, yo entré en una familia. Y esa familia me ha llevado a aprender cosas, no solamente musicales, sino cosas que yo tengo que enfrentar en la vida, y eso, es el éxito del Sistema Las orquestas dan ocupación a los niños y jóvenes y los sacan de la calle, lo cual es un primer objetivo. Pero son una propuesta educativa que da mucho más que eso. La música orquestal provoca desarrollos neuronales en quien la practica, y que tienen efecto, como dice Dudamel, en muchos otros ámbitos de la actividad humana. Además, el trabajar en orquesta desarrolla valores de colaboración, disciplina, búsqueda de la excelencia, apreciación estética, comunicación, solidaridad, tolerancia, autoestima y responsabilidad.

Los destinatarios, además, no son sólo los niños, sino sus familias. El proyecto tiene en sí mismo un potencial muy grande como rehabilitador del tejido social al reunir a las familias tras un objetivo común y animar con presentaciones artísticas de calidad la vida cotidiana. El proyecto se puede convertir en el centro de atención al núcleo familiar en su conjunto, lo que nos permite ver otras posibilidades de intervención para mejorar sus condiciones.

Existen diferencias en los modelos de orquestas. Algunas han puesto el énfasis en la perfección artística, otras más en la inclusión social y la posibilidad de formar a los jóvenes. Para nosotros, esto último es lo central.

Sistema Orquestal para Niños y Adolescentes de la Región Las Joyas, SONAR Las Joyas.

La Orquesta para nosotros, puede ser un gran proyecto articulador de muchas de estas acciones y otras más, con los niños y niñas y con sus familias. Queremos formar un centro de formación artística que tenga productos musicales, pero que nos sirva como pretexto para reunir alrededor a las familias y trabajar otros aspectos con los participantes y con sus hermanos y hermanas y sus padres.

La Orquesta está pensada para funcionar básicamente con clases en pequeños grupos, por instrumentos, y ensayos orquestales, todos los días, al menos tres o cuatro horas. Los niños y niñas son convocados y entran primero a clases de algún instrumento, generalmente algo de percusiones. Posteriormente ellos van eligiendo el instrumento que les interesa. Los maestros son personas no sólo buenas en lo que hacen, sino personas convencidas de un proyecto de esta naturaleza, acompañantes del proceso de cada niño o niña. Además de los maestros de instrumento y el director de orquesta. Aprovechando la confluencia de las madres y hermanos de los niños se impulsarían otros de los programas que ya estamos impulsando en la zona, como el de nutrición, rezago escolar, huertos familiares etc.

Como se ve, el modelo de orquesta que proponemos, aunque pueda tener un fin lo suficientemente noble y atractivo en sí mismo (la música) es una herramienta que nos ayuda a potenciar procesos que ya hemos iniciado.

Nuestros avances
Actualmente tenemos un ensamble de percusiones, uno de cuerdas y uno de alientos. Atendemos a cerca de 70 niños y niñas y tenemos contemplado crecer a 120 en 2016, ampliando también la cantidad y diversidad de instrumentos para constituir una orquesta completa.